miércoles, 24 de agosto de 2011

Mermelada de ciruelas

Hola!!!!

Pues aquí estamos, ya va un mes desde que empecé esta aventurilla, y de momento estoy muy muy contenta. Así que para celebrar este primer mes, que se cumple mañana 25, voy a enseñaros mi mermelada de ciruelas.

Este fin de semana mis padres han estado en el pueblo y han traído muchas ciruelas, como nos da mucha pena que se estropeen, pues hemos hecho la mermelada.

-Ingredientes:
1 kg de ciruelas amarillas
0,75 - 1 kg de azúcar
1 vaso de agua
zumo de 1 limón




-Preparación:
Primero lavamos bien las ciruelas, después les retiramos el hueso y los rabitos, pero no las pelamos, y las echamos en una olla junto con el vaso de agua y las dejamos cocer a fuego lento hasta que estén blanditas (el tiempo dependerá de si las ciruelas están más o menos maduras, yo hoy, que estaban maduras, las he tenido unos 30 minutos). Es aconsejable (aunque no imprescindible) poner unos cuantos huesos de las ciruelas a cocer con ellas en la olla porque van a soltar unas sustancias que harán la mermelada más consistente sin necesidad de incorporar nada de gelatina.

Ahora es el momento de pasar las ciruelas por el pasapués (pequeño consejo: buscad bien los huesos antes de echar las ciruelas al pasapués porque si no la tarea de triturarlas se hace un tanto molesta, porque los "huesecitos" siempre aparecen dando la lata :S)
Y ahora ponemos la pulpa que nos ha salido, el zumo de limón y el azúcar a fuego lento hasta que adquiera la consistencia deseada, es importante tener en cuenta que una vez que se enfríe la mermelada quedará más espesa que estando caliente (en mi caso hoy la he tenido cociendo una hora y media).

La variación de azúcar que pongo en los ingredientes es porque las ciruelas no siempre están igual de dulces, así que si están maduritas y dulcecitas, pues por cada kilo de ciruelas pondremos unos 700 ó 750 gramos de azúcar, sin embargo, si están más ácidas, pondremos la misma cantidad de azúcar que de ciruelas.
Mientras que tenemos las ciruelas cociendo, tanto antes de triturarlas como después, debemos remover de vez en cuando con una cuchara de madera para que no se peguen al fondo de la olla.


Pues ya tenemos la mermelada lista para ponerla en tarros esterilizados y cerrarlos herméticamente al baño maría.